Las nuevas normas urbanísticas de Madrid y el COLIVING

Tras un largo período desde la entrada en vigor del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1997, el sector inmobiliario de la capital española está en vísperas de una transformación significativa. El Pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó provisionalmente el pasado 17 de julio de 2023 la Modificación Puntual de las Normas Urbanísticas. El texto se ha remitido al Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid para su aprobación definitiva, la cual se espera que se lleve a cabo en un plazo máximo de cuatro meses. Este cambio normativo representa una oportunidad para abordar de manera efectiva los desafíos actuales y anticipar el futuro del sector inmobiliario en la ciudad.

Adaptación a la Realidad Actual

La nueva normativa se caracteriza por su carácter transversal y su capacidad de adaptación a los recientes cambios normativos, sociales y económicos. Prioriza valores fundamentales como la sostenibilidad ambiental, la regeneración urbana, la accesibilidad y la calidad de las viviendas. Entre los cambios más destacados, encontramos:

1. Simplificación de Trámites

Se introduce la sustitución de los Planes Especiales de Control Urbanístico Ambiental de Usos (“PECUAU”) por los Estudios de Repercusión de Implantación por Usos (“ERIU”) para la implantación de usos autorizables. Esto simplificará los trámites urbanísticos previos al inicio de una actividad, fomentando la inversión y el desarrollo.

 2. Factor Verde

Se incorpora el factor verde como un parámetro urbanístico. Este indicador determina la cantidad de vegetación a incorporar en la edificación y en el espacio libre de parcela. Esto es un claro avance hacia la sostenibilidad ambiental y la mejora del entorno urbano.

3. Régimen de Obras

Se ajusta el régimen de obras permitidas en edificios en situación de fuera de ordenación. Esta medida busca regularizar las estructuras existentes y promover una mayor cohesión urbanística.

 4. Simplificación de Normativa de Protección

Se procede a la simplificación y reorganización de la normativa de protección, lo que facilitará la interpretación y el cumplimiento de las regulaciones por parte de los actores involucrados en el sector inmobiliario.

Innovación en el Alojamiento Residencial

Una de las novedades más significativas de esta modificación normativa es la regulación de los modelos residenciales emergentes. Estos modelos de alojamiento representan una respuesta a las cambiantes necesidades y preferencias de los ciudadanos y ofrecen una nueva perspectiva en el sector inmobiliario. Dos de estos modelos que cobran relevancia son el **coliving** y el **cohousing**.

Coliving: Un Nuevo Enfoque de Vivienda

El **coliving** se define como una modalidad habitacional en la que se disponen unidades de alojamiento independientes que constan de dormitorio y baño. Los residentes comparten el resto de los espacios, como cocina, lavandería y otras áreas comunes. Esta modalidad de vivienda no implica necesariamente un vínculo entre los usuarios y ofrece la flexibilidad de compartir espacios comunes sin la necesidad de interacción directa. Para acomodar el coliving, se ha adaptado la categoría de residencia comunitaria a la «residencia compartida».

Cohousing: Viviendas Compartidas

El **cohousing** representa una variante de la vivienda colectiva tradicional. Se caracteriza por la presencia de una mayor superficie de zonas comunitarias para la convivencia vecinal en comparación con las zonas privativas de cada vivienda. El cohousing fomenta la colaboración y la vida comunitaria, y ha sido incorporado en la modificación normativa como una alternativa atractiva.

Requisitos y Oportunidades

En cuanto a las unidades de alojamiento en residencias compartidas, estas deben cumplir ciertos requisitos. No pueden ubicarse en plantas inferiores a la planta baja, y los espacios privativos para uso individual tienen una superficie mínima de 15 m², mientras que, si se comparten, se admiten 10 m² por persona. Además, los espacios comunes deben tener un mínimo de 25 m², aumentando 5 m² por cada unidad de alojamiento adicional.

En lo que respecta al cohousing, se presentan dos tipos. El **Tipo 1** implica que las viviendas completan su programa de forma independiente, mientras que el **Tipo 2** permite la reducción de la superficie mínima de la vivienda de 40 m² a 30 m², siempre y cuando esa reducción se destine a ampliar los espacios comunes del edificio.

Fomentando la Innovación

Esta nueva regulación proporciona seguridad jurídica y flexibilidad para la configuración de proyectos de coliving y cohousing, que hasta ahora se debían adaptar de manera casuística a las modalidades de uso residencial o terciario de hospedaje. Con estas regulaciones actualizadas, Madrid está preparada para atraer capital e inversores interesados en apostar por estas modalidades de alojamiento en la ciudad.

En conclusión, las modificaciones en las normas urbanísticas de Madrid apuntan a una mayor sostenibilidad, flexibilidad y adaptabilidad en el sector inmobiliario. Estas actualizaciones no solo fomentarán la inversión y el desarrollo, sino que también enriquecerán la oferta de viviendas y la calidad de vida de los residentes de la ciudad. Madrid se posiciona como un lugar atractivo para aquellos que buscan nuevas formas de vivir y compartir espacios en un entorno urbano en constante evolución.

 

Alejandro Vázquez

Director de Desarrollo y Operaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *